OMS lanzó REPLACE: guía para la eliminación de grasas trans industrializadas

La Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó en este mes de mayo “REPLACE” (siglas en inglés), la cual es una guía paso a paso para la eliminación de los ácidos grasos trans producidos industrialmente a partir del suministro mundial de alimentos.

 

La eliminación de las grasas trans es clave para proteger la salud y salvar vidas. La OMS estima que cada año, el consumo de grasas trans conduce a más de 500,000 muertes de personas por enfermedades cardiovasculares.

Las grasas trans producidas industrialmente están contenidas en las grasas vegetales endurecidas, como la margarina y a menudo están presentes en los snacks, los alimentos horneados y los alimentos fritos. Los fabricantes, los usan ya que tienen una vida útil más larga que otras grasas pero se pueden usar alternativas más saludables que no afecten el sabor o el costo de los alimentos.

 

REPLACE proporciona seis acciones estratégicas para garantizar la eliminación inmediata, completa y sostenida de las grasas trans producidas industrialmente del suministro de alimentos:

 

  1. Revisar las fuentes dietéticas de las grasas trans producidas industrialmente y el panorama para el cambio de política requerido.
  2. Promover el reemplazo de las grasas trans producidas industrialmente por grasas y aceites más saludables.
  3. Legislar o promulgar acciones regulatorias para eliminar las grasas trans producidas industrialmente.
  4. Evaluar y controlar el contenido de grasas trans en el suministro de alimentos y los cambios en el consumo de grasas trans en la población.
  5. Crear conciencia del impacto negativo de las grasas trans en la salud entre los responsables de las políticas, los productores, los proveedores y el público.
  6. Hacer cumplir las políticas y regulaciones.

 

La OMS hace un llamado a los gobiernos para usar el método REPLACE, ya que, ayudará a lograr la eliminación de las grasas trans y representará una gran victoria en la lucha mundial contra las enfermedades cardiovasculares.

Varios países de altos ingresos prácticamente han eliminado las grasas trans producidas industrialmente a través de impuestos sobre la cantidad que puede contenerse en los alimentos envasados; otros han implementado prohibiciones a nivel nacional de aceites parcialmente hidrogenados, la cual es la principal fuente de grasas trans producidas industrialmente. Podemos mencionar entre ellos a Dinamarca como pionero y Nueva York.

 

También se necesita acción en los países de ingresos bajos y medianos, donde los controles del uso de grasas trans producidas industrialmente a menudo son más débiles, para garantizar que los beneficios se sienten de la misma manera en todo el mundo.

 

Por último, cabe destacar que la OMS también está trabajando con los gobiernos, la industria alimentaria, el mundo académico y la sociedad civil; sistemas alimentarios más saludables para las generaciones futuras, incluida la eliminación de las grasas trans producidas industrialmente.

 

 

Referencias:

Organización Mundial de la Salud: Recuperado de: http://www.who.int/news-room/detail/14-05-2018-who-plan-to-eliminate-industrially-produced-trans-fatty-acids-from-global-food-supply

Suscríbase a nuestros comunicados

Abrir chat